Síntomas y Diagnóstico de la Diabetes Tipo 1

¿Conoces bien los síntomas de la diabetes tipo 1? Te ayudaremos a identificarlos para que ayudes a un mejor diagnóstico de la misma.

La diabetes tipo 1 puede causar hambre o sed excesiva, úlceras de cicatrización lenta, y otros síntomas.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica marcada por los altos niveles de glucosa (azúcar) en la sangre, llamada hiperglicemia.

Es considerado una enfermedad autoinmune, que resulta de un ataque del sistema inmune a las células beta pancreática que producen insulina – una hormona que ayuda a ciertas células en el cuerpo a absorber glucosa.

Y sin suficiente insulina, tus niveles de glucosa en la sangre pueden aumentar a niveles no saludables, causando una serie de problemas de salud.

La diabetes tipo 1 constituye solo aproximadamente 5% de todos los casos de diabetes, de acuerdo a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés).

Por comparación, la diabetes tipo 2 – la cual se desarrolla cuando las células no pueden usar la insulina apropiadamente – constituye de 90 a 95% de todos los casos de la diabetes.

Sin embargo, la diabetes tipo 1 y 2 a menudo comparten los mismos síntomas asociados con la hiperglicemia.

Conozcamos cuáles son estos síntomas:

síntomas

También te puede interesar leer: Medidas a Tomar para Detener el Progreso de la Prediabetes

Síntomas de la Diabetes Tipo 1

Los posibles síntomas de la diabetes tipo 1 incluyen:

  • Hambre o sed excesiva.
  • Micción incrementada.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o pies, o pérdida de la sensibilidad en los pies.
  • Piel seca o picazón.
  • Cambios en la visión, incluyendo visión borrosa.
  • Úlceras de cicatrización lenta y aumento de la frecuencia de infecciones.
  • Nauseas, vómito, y dolores estomacales (en caso donde la enfermedad se desarrolle rápidamente).

Sin la insulina y la habilidad de usar el azúcar como energía, el cuerpo puede empezar a descomponer grasa como una fuente alterna de energía, resultando en altos niveles de cetonas (ácidos tóxicos) en la sangre.

Esta condición, llamada cetoacidosis diabética, puede causar:

  • Piel y boca seca.
  • Incapacidad para retener líquidos.
  • Dolor estomacal.
  • Falta de aliento.
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Aliento con olor a “fruta”.

La diabetes y la hipoglicemia

Las personas con diabetes tipo 1 deben tomar insulina – usualmente por inyección, o usando una bomba de insulina – para suministrar a las células con la hormona necesaria.

Sin embargo, mucha insulina puede causar que las células absorban mucha glucosa del torrente sanguíneo, resultando en bajos niveles de glucosa en sangre, o hipoglicemia.

Los síntomas de la hipoglicemia incluyen:

  • Dolor de cabeza.
  • Hambre inusual.
  • Cuerpo tembloroso y debilidad.
  • Latidos del corazón rápidos.
  • Sudoración aumentada.

Comer o beber algo alto en azúcar – tales como caramelos duros o jugo de frutas – pueden ayudar a tratar rápidamente la hipoglicemia.

Diagnóstico de la diabetes tipo 1

El diagnóstico de la diabetes – tipo 1 o tipo 2 – normalmente requiere uno o más análisis de sangre.

Un análisis de glucosa en sangre en ayunas mide tus niveles de glucosa después de 8 horas de ayuno (sin comer o beber nada, excepto agua).

Este análisis no siempre es seguro, y tiene a ser más exacto en la mañana. Múltiples pruebas llevadas a cabo en tiempos separados generalmente son requeridas para un diagnóstico de la diabetes.

Si tus resultados del análisis inicial de glucosa en sangre en ayunas son normales, pero tienes algunos síntomas o factores de riesgo para la diabetes, tu doctor puede llevar a cabo una prueba oral de tolerancia a la glucosa.

Para esta prueba, tomarás una solución especial de glucosa, luego tomar otro análisis de glucosa en sangre en ayunas después de que hayan pasado dos horas.

Una prueba de glucosa en sangre aleatoria mide tu nivel de glucosa en un momento no específico. Un alto nivel de glucosa en sangre, además de tener uno o más síntomas de la diabetes, puede indicar que tienes la enfermedad.

Esta prueba es menos exacta que una prueba de glucosa en ayunas o una prueba oral de tolerancia a la glucosa.

La prueba de hemoglobina glucosilada, o prueba A1C, es un tipo de examen de sangre diferente que proporciona una visión general de tus niveles de glucosa en sangre por los últimos meses, en vez de solo una prueba instantánea de tus niveles actuales.

Sin ser afectado por comidas reciente, la prueba A1C mide el porcentaje de hemoglobina – una proteína transportadora de oxígeno en las células rojas de la sangre – a la cual la glucosa está ligada. Un alto porcentaje (más de 6.5%) indica diabetes.

Después de tu diagnóstico de diabetes, tu doctor también debe ordenar una prueba de autoanticuerpos, la cual observa los anticuerpos que atacan las células beta pancreática.

La prueba de autoanticuerpos puede ayudar también a diferenciar a la diabetes tipo 1 de la diabetes tipo 2.

No te vayas sin antes pasar por aquí y leer el siguiente artículo: ¿Qué Como Ahora? Respondemos a Tus Preguntas Sobre la Dieta de la Diabetes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.