Existe una cura para la diabetes | Averigua cómo se cura la diabetes

“Existe una cura para la diabetes” es la primera afirmación que debe creerse el paciente en el momento de iniciar el tratamiento para curar la diabetes.

diabetes diagnóstico

Se trata de una afirmación importante ya que la mayoría de enfermos consideran que la diabetes es una enfermedad con una cura muy complicada o, incluso, llegan a pensar que es incurable. Nada más lejos de la realidad. Este pesimismo puede llegar a ser el mayor obstáculo con el que se encuentren muchos pacientes ya que es una idea completamente errónea: la diabetes es, casi siempre, susceptible de curación y su tratamiento es muy fácil pero hace falta paciencia, constancia y perseverancia.

Cura para la diabetes

La diabetes es una enfermedad que conlleva la disfunción de los órganos glucorreguladores que intervienen en la regulación del metabolismo y de la utilización de los hidratos de carbono.

Tolerancia hacia los hidratos de carbono

La cura para la diabetes implica tolerar una cantidad de hidratos de carbono que sea standard para cualquier individuo (300-500 gramos de hidratos al día). Ya son muchos los enfermos diabéticos que han conseguido curarse de manera permanente. El tratamiento para alcanzar este objetivo debe estar relacionado con la reeducación de los órganos glucorreguladores.

Para lograrlo, el tratamiento consistirá en reducir la cantidad de hidratos de carbono ingeridos a los límites tolerados por cada enfermo y aumentar dicha tolerancia con el tiempo. Esta es la base de cualquier cura para la diabetes y cuando se consiga una tolerancia normal a los hidratos de carbono se habrá conseguido curar la enfermedad.

Sensibilidad hacia la insulina

Por otro lado, la utilización de la famosa insulina para conseguir el equilibrio del metabolismo de los hidratos de carbono puede suponer un uso permanente y crónico o puede utilizarse para estabilizar el organismo en los niveles normales de tolerancia a los hidratos de carbono de los que hablábamos anteriormente. Por eso, el uso de la insulina puede llegar a suspenderse durante meses o años sin que volvamos a recaer en transtornos clínicos como glucosuria o hiperglucemia, muy típicos en cualquier diabético.

Cuando nos encontramos ante un afectado por diabetes con un alto grado de sensibilidad hacia la insulina, es decir, cuando pequeñas dosis son suficientes para hacer descender su índice de glucemia, tenemos delante a una persona diabética que será muy fácil de curar.

Edad del diabético

La evolución de la diabetes es más benigna según pasan los años. Por eso, los niños y jóvenes tienen más complicaciones cuando no toleran los hidratos de carbono. En los adultos y ancianos la cura para la diabetes es más sencilla que en edades tempranas.

Por lo tanto, la cura para la diabetes se basa en conseguir aumentar la tolerancia del enfermo diabético hacia los hidratos de carbono y en disminuir su dependencia sobre la insulina.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.